Make your own free website on Tripod.com

Prospectiva, estudios sobre el futuro

Genesis de la Prospectiva

Página de Inicio
Encuadres de Materia
Unidad 1
Unidad 2
Unidad 3
Tareas Unidad 1
Tareas Unidad 2
Tarea Unidad 3
Archivos PPT y Word
Archivos Power Point y Word Unidad 2
Archivos y PPT Unidad 3
Enlaces Sobre Prospectiva
Tu Carrera y el Futuro
Preguntas y Comentarios

jouvenel.jpg

Bertrand de Jouvenel

Génesis de la Prospectiva

Prospectiva. La palabra aparece en un diccionario en el siglo XIX. Prospectiva significa “mirar hacia el porvenir”, desde mucho antes ya había sido utilizada en la literatura francesa. Pero el significado actual de prospectiva se lo dio Gastón Berger en un artículo de la “Reveu des Deux Mondes”.

Fue desarrollada en Francia al final de la Segunda Guerra Mundial por individuos con cierta posición en la administración o en la política. Eran humanistas interesados en la reflexión del alcance a largo plazo de las decisiones que podrían ser tomadas en la práctica cotidiana. En Francia la prospectiva nació a causa de la preocupación por la reconstrucción del país a causa de la Segunda Guerra Mundial, y también con miras al desarrollo económico del país. Esta preocupación condujo a que diversos planes nacionales, los cuales necesitaban de distintos análisis de lo que podría ocurrir en el porvenir. Y de esta forma, la prospectiva acompaña la planeación francesa que se proponía orientar el desarrollo industrial, considerando las necesidades y tendencias sociales económicas.

La prospectiva francesa tiene diversos pensadores pero podrían señalarse dos como algunos de los más trascendentes:



• La escuela francesa de Gastón Berger. Creía en la relación entre el futuro y la acción. En 1957 crea el Centro Internacional de Prospectiva. Berger afirmaba que tomar una actitud prospectiva implicaba prepararse para la acción. Andrés Gros reunió en los sesentas a varias personalidades para realizar la idea de Gastón Berger sobre la prospectiva. Con ellos publicó un primer cuadernillo con explicaciones de lo que era la prospectiva. Al principio, esta asociación se llamó Centro Internacional de Prospectiva, sin embargo, Gastón Berger, su fundador, murió en un accidente automovilístico. Después se llamó Centro de Estudios Prospectivos (Asociación Gastón Berger)


• La escuela francesa de Bertrand de Jouvenel. De Jouvenel nunca afirmó que se pudiera saber cosa alguna sobre el futuro. Solo intentó investigar si las interrogaciones sobre los porvenires posibles podían o no constituir medios para conocer mejor la situación presente y plantear las preguntas más adecuadas a aquellos que nos gobiernan. En 1960, con el apoyo de la Fundación Ford, Jouvenel inició un proyecto que se conoció como “Futuribles” que consistía en reunir núcleos internacionales de expertos en distintos campos científicos para crear imágenes de futuros “posibles y deseables”.

Estudios sobre el futuro en Estados Unidos

Los estudios sobre el futuro tienen sus antecedentes en los mismos juegos de guerra que solían hacer los militares norteamericanos para analizar situaciones durante la Segunda Guerra Mundial. Incluso, durante el gobierno de Franklin Delano Roosevelt se llevo a cabo una investigación sobre “Tendencias tecnológicas y política nacional, inclusión de las implicaciones sociales de los nuevos eventos”. Es el primer trabajo que mostraba eventos que afectarían la vida de los norteamericanos durante los años venideros. La futurología norteamericana está marcada hacia lo militar. Precisamente el Comandante General de las Fuerzas Armadas de EE.UU., H.H. Arnold, plantea la necesidad de llevar a cabo estudios “a cualquier costo” que permitan planear la defensa de América. Ordenó la realización del primer “pronóstico de capacidades tecnológicas futuras” con lo cual creó el primer “Think Thank” norteamericano. Para finales de la Segunda Guerra Mundial, los estudios sobre el futuro estaban ya altamente especializados, por lo que, con dinero de la Fundación Ford, se crea en 1948 la “Rand Corporation”, para que realizará estudios sobre el futuro de Estados Unidos. Dos investigadores de esta corporación, Olaf helmer y Norman Dalkey formularon algo que se conoció como “Técnica Delfos” que consistía en una serie de momentos en los que intervienen grupos para dar pronósticos sobre el futuro. Estos investigadores sostenían que el futuro no puede predecirse pero si diseñarse y sugieren el desarrollo de métodos para su estudio. Un destacado experto en estudios del futuro en EE.UU. es también Herman Khan, que pertenecía a la “Rand Corporation”, pero que luego funda el Instituto Hudson. Khan escribió en 1961 un libro en el que pretendía demostrar que el futuro podía estudiarse de manera seria, con herramientas científicas. Este libro que fue un “Best séller” se llamaba “El Año 2000”. En un principio, los norteamericanos llamaron a los estudios del futuro como “Futurología” pero como no es posible estudiar el futuro dada la inexistencia de una máquina del tiempo, entonces le denominaron “Futurística”.

La prospectiva siempre ha existido, aunque con distintos nombres. Se sabe que la pitonisa de Delfos desempeñó un papel importante como el de los generales romanos. Los jefes romanos estaban rodeados de “expertos” para definir las estrategias militares y políticas. Ha habido muchos pensadores que han utilizado la prospectiva, como Malthus (que escribía sobre población) y Marx (que escribió sobre economía).